martes 7 de junio. 20h
Centro Joaquín Roncal CAI-ASC (c/. San Braulio, 5-7)
Entrada libre hasta completar aforo.

[Políticas públicas desde la Economía Solidaria y los Feminismos]

A cargo de
Yayo Herrero, La ciudad de los cuidados, Madrid
Carlos Askunze, Iniciativas desde la ESS, REAS RdR, Bilbao

ECONOMÍA FEMINISTA EN EL MUNICIPALISMO
La economía feminista lleva décadas planteando un tránsito a otro modelo económico que resuelva las necesidades de la gente y no del capital. Tratando de salir de la rueda: generar empleo para acabar con el paro e incentivar el consumo. Preguntándose: ¿Cuáles son los trabajos socialmente necesarios?, ¿cómo nos organizamos para realizarlos de forma sostenible y equitativa?

Hace dos años, en el IV Congreso de Economía Feminista, no hubiésemos imaginado que la economía feminista permearía programas de candidaturas de unidad popular. Ni hubiésemos imaginado tan de cerca “¿Cómo sería una ciudad feminista?” a través de las propuestas y candidaturas municipalistas:

“En cada ciudad, el programa del municipalismo ciudadano se ha elaborado de forma participada. Y el feminismo no ha faltado. Desde el inicio, se constituyeron grupos de trabajo que no querían un plan de igualdad que incluyera todo en un pack, sino transversalizar el enfoque feminista en todo el programa. Eso les ha llevado a pensar en medidas relacionadas con urbanismo y territorio, democracia y derechos sociales y también se han estrujado la cabeza para pensar medidas económicas que tengan en cuenta los trabajos de cuidados.

En una ciudad feminista los trabajos relacionados con el cuidado de las personas son trabajos dignos y están repartidos socialmente, no son responsabilidad en exclusiva de las mujeres. Precisamente, para no convertir los cuidados en un asunto de mujeres, y menos de madres, todos los programas municipalistas incluyen medidas de corresponsabilidad que no necesariamente son competencia de las concejalías de igualdad”.

Soraya González Guerrero, Diagonal:
Un modelo para Madrid, “La ciudad de los Cuidados”.

En esta línea, el Ayuntamiento de Madrid trabaja en el diseño de un modelo de ciudad que gira en torno a los cuidados de la ciudadanía. Se trata de garantizar la cobertura de las necesidades básicas de la población de una manera transversal. La actuación se articularía a través 4 ejes o ideas estratégicas claves: la salud y sus determinantes sociales, el barrio, la vida cotidiana y el cuidado colectivo. A través de ellas se pretende que la institución contribuya a poner en el centro la sostenibilidad de la vida:

  • Creando condiciones básicas para que el ciudadano pueda cuidar, ser cuidado y cuidarse. Inicialmente garantizando unos mínimos: buscando alternativas habitacionales, garantizando los suministros básicos (luz y agua), y promoviendo una ciudad libre de exclusión sanitaria.
  • Facilitando la igualdad de oportunidades para el desarrollo de los cuidados. Tanto desde la perspectiva de género como territorial.
  • Promoviendo el desarrollo comunitario desde esa visión de la corresponsabilidad. Seguirá siendo vital el apoyo a las familias, pero contemplando también las redes comunitarias.
  • Potenciando los espacios institucionales como espacios de cuidados, donde se puedan identificar las necesidades y generar los satisfactores.

1200px-Calle_de_Madrid_(Madrid)_02foto: Luis García

TRANSFORMAR LOS TERRITORIOS DESDE LA ECONOMÍA SOLIDARIA
Propuestas de políticas públicas locales.

La Economía Social y Solidaria (ESS) aporta un rico y diverso abanico de iniciativas socioeconómicas que funcionan con una lógica diferente a la lógica competitiva de los mercados capitalistas, rescatando modos de funcionamiento basados en la reciprocidad, el altruismo, la solidaridad, la cooperación y poniendo a las personas y la sostenibilidad de la vida, por encima de la obtención de beneficios.

El desarrollo local entendido desde la lógica de la ESS, se define como una estrategia de intervención territorial para generar capacidad local y aumentar las condiciones y oportunidades para los ciudadanos y ciudadanas, promoviendo el desarrollo humano, desde los principios de igualdad de oportunidades, sostenibilidad, participación y empoderamiento y garantizando de derechos humanos, sociales y de ciudadanía. Este enfoque alternativo propone pensar y actuar desde cada sociedad para construir proyectos colectivos que tengan como referencia un desarrollo basado en las personas consideradas individual y colectivamente.

La ESS está estrechamente ligada al desarrollo local así entendido, ya que está enraizada en el territorio y la comunidad es el objeto y sujeto de su propuesta; utiliza recursos endógenos y es autocentrada, priorizando la satisfacción de las necesidades locales con recursos locales, fomentando las capacidades y el desarrollo de los territorios desde una perspectiva integral, esto es, generando renta, vínculos y cohesión social, conocimiento, promoviendo procesos de empoderamiento…

En el impulso de sus propuestas, el movimiento de la ESS persigue aumentar el impacto y significatividad –política y económica– de sus iniciativas. Para ello podemos hablar, entre otras, de tres estrategias complementarias:

  • El desarrollo de iniciativas socio-económicas de carácter autogestionado, sostenidas por el trabajo, la militancia, el consumo o el apoyo de la propia ciudadanía.
  • El trabajo de investigación, denuncia, sensibilización y alianza con otros movimientos sociales en las resistencias frente al capitalismo y en el impulso de transformaciones estructurales.
  • La promoción de políticas públicas orientadas al cambio desde los principios de la ESS.

Desde los tres ámbitos promovemos la transformación de los territorios y el impulso de iniciativas socioeconómicas alternativas, y no podemos de dejar de intervenir en ellos simultáneamente.

En el caso de la promoción de políticas públicas locales, reconocemos en el municipalismo una oportunidad de desarrollo de nuestras propuestas transformadoras. Las instancias públicas locales, pueden tener diferentes roles en la promoción de la ESS: crear condiciones, facilitar o financiar el desarrollo de sus iniciativas, proveerse de sus productos y servicios, sensibilizar al conjunto de la población sobre sus beneficios o incluso participar directamente en su desarrollo.

Desde esta perspectiva, desde REAS-Red de Redes de Economía Alternativa y Solidaria hemos identificado decenas de propuestas de políticas y actuaciones públicas locales que pueden contribuir a la transformación del territorio y que podemos incluirlas en tres grandes apartados:

  • Gestión institucional al servicio del bien común,
  • Una nueva economía para un desarrollo alternativo,
  • Centralidad de la sostenibilidad de la vida en los procesos de desarrollo local.

Son nuestras propuestas e iniciativas concretas con las que pretendemos –junto con otros movimientos sociales, económicos y políticos– impulsar la transformación económica que nuestros territorios necesitan para un futuro de equidad, sostenibilidad y solidaridad.

DSC07371