Lunes, 6 de junio. 20h.
Centro Joaquín Roncal CAI-ASC (c/. San Braulio, 5-7).
Entrada libre hasta completar aforo.

[Procesos, estrategias e instrumentos]

A cargo de
José Iglesias Fernández, Seminario de Economía Crítica Taifa, Barcelona.
Óscar García Jurado, Autonomía Sur soc. coop. andaluza, Sevilla.

CAMBIAR EL PODER MUNICIPAL PARA MEJORAR NUESTRAS VIDAS Y TRANSFORMAR LA SOCIEDAD
José Iglesias Fernández, Seminario de Economía Crítica Taifa

En el capitalismo, todas sabemos que la riqueza que se produce colectivamente es apropiada individualmente por los capitalistas. El capitalismo está demostrando que lo mismo hace beneficios cuando crece (en períodos de expansión) que cuando decrece (en períodos de crisis). Por tanto, transformar el capitalismo supone eliminar el poder que ejerce la clase propietaria sobre los medios y recursos productivos, así como asumir esta labor de insurrección por parte de la clase trabajadora en particular, y los/as ciudadanos/as en general.

Ahora bien, el municipio es el espacio en el que vivimos y trabajamos la mayoría de las personas (solas o en familia, por lo que nuestro bienestar individual y colectivo depende, en gran medida, de las políticas que se desarrollan en la Alcaldía. Sin embargo, son unas pocas personas las que participan, deciden y gestionan, tanto la calidad como la cantidad de los bienes y servicios bajo el control del Ayuntamiento. De aquí la importancia del municipalismo como ámbito donde se ha iniciar el proceso de transformación, como proceso para recuperar y convertir en riqueza comunal los recursos productivos en manos privadas (naturales, medios productivos y conocimiento), y recuperar desde la Alcaldía la gestión directa y horizontal de la riqueza producida de forma colectiva, pero apropiada individualmente por los capitalistas. Teniendo en cuenta la importancia que ocupan tales bienes públicos en la satisfacción de nuestras necesidades materiales y culturales, no podemos ignorar el ámbito del municipio, ni dejar en manos de unos pocos la administración de la riqueza colectiva que se mueve desde la Alcaldía. El municipio se convierte en el ámbito de partida, un lugar de arranque, desde donde los colectivos sociales, y en especial los de conformación urbana, han de comenzar la transformación social hacia la sociedad comunalista, hacia una sociedad no propietarista, sin clases, antijerarquica, antipatriarcal y antimilitarista, entre iguales.

¿Por qué es importante el municipalismo en los procesos anticapitalistas?

Porque supone el espacio donde se tiene que dar: 1) el choque entre el capitalismo como sistema y los gérmenes de su modelo alternativo; 2) la sustitución entre las formas de gobierno (la existente, representativa, por la alternativa, horizontal); y 3) la organización de la insurrección por la múltiple presencia de los sujetos sociales que han de asumir el diseño de los procesos y la transformación de esta sociedad.

Fases del proceso municipalista

El proceso contempla dos fases, que dependerán claro está, de la capacidad de las organizaciones, de los colectivos sociales y de las personas para imponer la gestión y organización comunal de los recursos y de la propiedad, y del diseño que realicen de sus propios procesos de transformación social:

Una primera fase, dentro del capitalismo, que estará dividida en a) el municipalismo de mercado, en la que domina el sector privado; y b) el municipalismo de servicios públicos (o Estado del Bienestar) en el que domina el sector público, representado por la Alcaldía. La segunda fase será considerada como el periodo de transición a la propiedad comunal. Es decir, un tiempo en el que se va imponiendo el dominio del sector comunal, tanto en la gestión pública, como en la productiva y distributiva.

Más información y texto completo en: http://seminaritaifa.org/files/2011/08/J.Iglesias-que-municipalismo.pdf

Miguel-Brieva-carta-democracia
foto: Miguel Brieva

LA REMUNICIPALIZACIÓN DE LOS SERVICIOS PÚBLICOS MUNICIPALES PRIVATIZADOS COMO APUESTA POR LA ECONOMÍA SOCIAL TRANSFORMADORA
Óscar García Jurado, Autonomía Sur S. Coop. Andaluza, Sevilla

Las estrategias de remunicipalización de los servicios públicos privatizados son necesarias. Se trata de una herramienta contra el actual capitalismo asistido en el que el Estado promociona y se convierte en un instrumento fundamental para la mejora de los beneficios empresariales. De este modo, se podrá establecer la prioridad de los beneficios universales de la ciudadanía sobre los beneficios particulares de las corporaciones capitalistas privilegiadas.

Esos procesos de remunicipalización democrática se deben guiar por los siguientes objetivos y criterios fundamentales:

  • Máximo control posible desde la ciudadanía y personas trabajadoras.
  • Firme defensa del empleo de calidad.
  • Provisión de bienes y servicios de calidad para satisfacer las necesidades básicas de las clases populares.
  • Avanzar hacia la democracia económica y de la gestión.

La apuesta por la gestión cooperativa autogestionaria de los servicios públicos municipales

Existe la posibilidad de gestionar estos servicios mediante la gestión comunitaria, aquella en la que son las propias entidades que conforman la Economía social local las que proveen de estos servicios. Por lo tanto, frente al recorte de servicios públicos, cabe la posibilidad de realizar una ofensiva desde la Economía social del territorio que suponga oportunidades de desarrollo para la misma y, en paralelo, recuperar la gestión de servicios públicos en perspectiva comunitaria y con criterios universales. La administración debe ser garante y administradora de los recursos públicos, pero la comunidad puede y debe participar en su gestión.

Se trata de impulsar políticas públicas locales que apuesten por un uso comunitario de la tierra, por el fomento de las cooperativas de consumo y de cesión de uso de vivienda, por los comercios de proximidad, o por la creación de nuevas bases productivas locales con financiación popular. Estas iniciativas permitirán generar empleo arraigado en el territorio y cubrir la subsistencia y las principales necesidades humanas reforzando los vínculos vecinales.

En este marco, toma protagonismo la opción política de impulsar las experiencias de autogestión al margen de empresas capitalistas y en colaboración con el aparato administrativo estatal, cumplimentando fórmulas de cesión de la gestión al tejido asociativo socioeconómico y sindical transformador.

La lucha por las mejoras de las condiciones de vida de las clases trabajadoras tiene en la creación de redes de Economía social local transformadora una herramienta de gran importancia.

Se trata de impulsar comunidades económicas de producción de bienes y servicios autogestionadas, con mercados sociales locales o redes de producción, distribución, consumo y financiación que dinamicen y organicen a sectores de la población que han sido excluidos por el propio mercado.

El objetivo principal debería ser definir otro modelo de relaciones que contemple una concertación público-comunitaria con base cooperativa o asociativa local y permita una toma de decisiones colectivas, abierta y transparente de la población en sentido amplio.

Más información y texto completo en: http://autonomiasur.org/web/el-rescate-de-los-servicios-publicos-municipales- privatizados-nuevo-documento-de-analisis-de-autonomia-sur/

banner1360x120_arainfo_ZGZ