Un año más, CEPES publica el Ranking “Empresas relevantes de la Economía Social” 2018, que tiene como objetivo visibilizar este modelo empresarial, su pluralidad de fórmulas jurídicas y su presencia en el escenario socioeconómico español.

El documento contiene información de 908 empresas de Economía Social, de las cuales 550 son cooperativas, 206 sociedades laborales, 92 centros especiales de empleo, 25 mutualidades, 18 empresas de inserción, 9 cofradías de pescadores y 8 grupos empresariales.

El informe refleja que en España hay más de 42.140 empresas y entidades de Economía Social representadas por CEPES, cuya facturación representa el 10% del PIB y genera 2.192.400 empleos directos e indirectos. En cuanto a tamaño de empresa por número de trabajadores, de las 908 empresas analizadas el informe muestra que casi la mitad (43,8%) corresponde a pymes que tienen entre 10 y 49 trabajadores. Además, el 31,5% tiene un tamaño medio de entre 50 y 249 empleados y un 18,5% son grandes empresas de más de 250 trabajadores. Las microempresas, con menos de 9 trabajadores, representan el 6% del total.

Una característica importante del Ranking “Empresas relevantes de la Economía Social” es que las empresas de Economía Social están presentes en numerosos sectores de la actividad económica española.

En cuanto a quién configura la Economía Social, el informe muestra que son cooperativas, sociedades laborales, mutualidades, empresas de inserción, centros especiales de empleo, cofradías de pescadores y asociaciones del sector de la discapacidad que apuestan porque la eficiencia empresarial se combine con los valores de la solidaridad, responsabilidad y cohesión social.

Son empresas que compiten en los mercados internacionales, siendo algunas de ellas líderes en su sector de actividad tanto a nivel internacional, como estatal como autonómico o territorial.

Todas estas entidades enmarcadas en la ley 5/2011 conforman un modelo empresarial, vertebrador de un modelo económico, donde las personas priman por encima del capital, donde los beneficios se redistribuyen entre las personas colectivamente o para el cumplimiento de su fin social, o se reinvierten para seguir creciendo y creando empleo.

Consulta el estudio completo aquí.