En este Día Internacional del Trabajo, recordamos lo que dice la Carta de Principios de la Economía Solidaria sobre el TRABAJO

  • Consideramos que el trabajo es un elemento clave en la calidad de vida de las personas, de la comunidad y de las relaciones económicas entre la ciudadanía, los pueblos y los Estados. Por ello desde REAS situamos la concepción del trabajo en un contexto social e institucional amplio de participación en la economía y en la comunidad.
  • Afirmamos la importancia de recuperar la dimensión humana, social, política, económica y cultural del trabajo que permita el desarrollo de las capacidades de las personas, produciendo bienes y servicios, para satisfacer las verdaderas necesidades de la población (nuestras, de nuestro entorno inmediato y de la comunidad en general). Por eso para nosotros el trabajo es mucho más que un empleo o una ocupación.
  • Constatamos que estas actividades las podemos ejercitar individual o colectivamente, y pueden ser remuneradas o no (trabajo voluntario)  y la persona trabajadora pueda estar contratada o asumir la responsabilidad última de la producción de bienes o servicios (autoempleo).
  • Dentro de esta dimensión social hay que destacar que sin la aportación del trabajo llevado a cabo en el ámbito del cuidado a las personas, fundamentalmente realizado por las mujeres, nuestra sociedad no podría sostenerse. Trabajo que aún no está suficientemente reconocido por la sociedad ni repartido equitativamente.

En un mes llegan nuestras XXIV Jornadas de Economía Solidaria bajo el título ¿Qué trabajo para qué vida? y en ellas reflexionaremos sobre la experiencia y los retos de la #ESS en un mercado laboral precarizado y sujeto a las leyes del patriarcado, trazando el camino hacia un nuevo modelo y unas entidades más habitables. Mucha ilusión, estad atentas!