Toda empresa con actividad económica genera, con dicha actividad, un impacto social y medioambiental que trasciende el hecho concreto de esa labor. De esto sabemos mucho las entidades de la Economía Solidaria, empresas que no buscamos el lucro sino un legítimo sustento a partir de nuestro trabajo.

Este trabajo, además, lo promovemos en las más dignas de las condiciones posibles, bajo enfoques de autogestión, colectividad y apoyo mutuo. Y lo hacemos desde la equidad, promoviendo no sólo una igualdad de género referente en el ámbito empresarial, sino que buscamos generar relaciones que superen cualquier dominación por motivo de género, etnia, origen u otra condición que nos aleje de nuestro principio ético de justicia en igualdad.

Estos principios que guían nuestras prácticas están arraigados en un fuerte compromiso con el entorno, marco de referencia de la prestación de nuestros productos y servicios, y lugar donde participamos de un amplia red de relaciones que construyen tejido social. Pero no sólo, no sólo de lo social vive la Economía Solidaria. Plenamente conscientes de la emergencia climática en que vivimos así como del impacto en la naturaleza de toda actividad productiva y económica, miramos por la sostenibilidad ambiental, para reducir en la medida de lo posible la huella ecológica de nuestras actividades.

Todas estas buenas prácticas no serían posible sin uno de nuestros principios clave: la cooperación.  Es nuestro hacer cooperativo no sólo una seña de identidad arraigada cual AND en este movimiento social y solidario, sino también es la forma más evidente de distanciarnos de este sistema capitalista competitivo e individualista,  que tantas trabas pone justamente a nuestra labor y que, por encima de todo, está destruyendo la vida en solidaridad.

Para rebelarnos contra esto, para revelar que otra forma de hacer economía viene desde hace mucho tiempo siendo posible, hemos de ser capaces de poner en valor todos estos principios que guían nuestra actividad. Porque la ciudadanía, la gente, las personas consumidoras… vienen también demandando cada día con más fuerza esa labor social y mirada de sostenibilidad ambiental que toda empresa debiera tener, que toda empresa de la Economía Social y Solidaria tiene.

Y tenemos la suerte de poder hacerlo, de poder mostrarnos, gracias al desarrollo de una herramienta referente en el sector, gratuita y a disposición de cualquier entidad que quiera ser transparente y medir la coherencia e impacto de su labor. Como cada primavera la Economía Social y Solidaria tiene la oportunidad de hacerlo…

¡Comienza la campaña de Auditoría/Balance Social: Echa un vistazo a la web para más información y….

#RevelaTusPrincipios!

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad